NOTICIAS

Recuerdos del Culturalismo: Leyendas, verdades y tradiciones del escudo de la Cultural

Puede que suene demasiado obvio, pero somos uno de los clubs más peculiares de España por nombre, por historia, por trayectoria, por el valor que damo ...

20/09/2016 12:56

Puede que suene demasiado obvio, pero somos uno de los clubs más peculiares de España por nombre, por historia, por trayectoria, por el valor que damos a nuestro patrimonio? y también por nuestro escudo. Y es que el principal de nuestros símbolos tiene su trayectoria, su controversia, su curiosidad? siendo nuestra obligación cerrar todo esto.

Lo cierto es que tenemos muy pocos detalles de cuál es su origen; salvo algunas notas en la prensa de los años 20, solo podemos decir que su diseñador fue un tal Máximo Sanz del que no sabemos nada (gratificando que algún amable lector pudiera darnos alguna pista más). Eso sí, la prensa del año 23 agradeció públicamente la labor de las mujeres que habían cosidos los escudos a las camisetas lucidas por primera vez aquel 5 de agosto de 1923 que todos tenemos en mente.

 

Pero volviendo al principio de todo, hablábamos de discusiones, de controversia, de debate? ¿Qué pasa? Seguro que muchos de ustedes han sabido de esos corrillos de socios que llegan a insinuar que el escudo está "mal hecho". Vamos a aclarar esto de una vez por todas. Hay dos fuentes de debate: la corona y el rabo del León:

  • Sobre la corona decir que más que debate es curiosidad. Al parecer, la Cultural es el único equipo con un escudo coronado que no tiene el título de "real" del que hasta ahora tenemos constancia (si aparecieran más sería interesante conocer su historia y comparar). Al parecer, esta no es un símbolo monárquico sino histórico, en referencia al Reino de León, al Estado medieval con capital en nuestra ciudad. Fuera del fútbol hay casos similares en heráldica leonesa, por ejemplo durante la II República, cuando los símbolos monárquicos fueron abolidos de la simbología nacional (norma que llegó a los escudos deportivos), nuestra tierra fue una excepción. Hay numerosas representaciones de leones coronados durante este periodo, siendo el caso más curioso que este autor recuerda, el de un cartel de una escuela rural leonesa perteneciente al Ministerio de Instrucción Pública (equivalente al Ministerio de Educación) y conservado en el Museo de León en el que el escudo nacional tiene esa característico castillo que sustituía la corona, pero con el león referente al Viejo Reino coronado. Hay quien me ha jurado ver documentos de los años 20 en los que aparece la "Real Cultural y Deportiva Leonesa", algo que no he podido contrastar, por lo que nos quedamos como estamos, no somos "real" sino algo mucho más importante, un homenaje a nuestra historia.
  • El rabo del león: este es un eterno (y absurdo) debate que rebasa las barreras del deporte, entrando en la historia (académica y aficionada) y hasta en la política. Lástima mezclar política y deporte, pero hoy no nos queda más remedio que cometer tal profanación. Dentro del movimiento leonesista existe la discusión sobre si hay una diferencia entre los símbolos de ciudad, provincia y región de León y si en la forma de la cola del felino está la solución, ese debate nos afecta por la variedad de escudos que se pueden ver en nuestras nueve décadas, más cuando internet y redes sociales entran en escena.

La bandera de la ciudad y la provincia de León es la misma, y la de la región histórica que desde el siglo XIX se llamó de forma indistinta Región de León que Reino de León, es la del reino de León, un león morado sobre fondo púrpura.

¿Pero en qué afecta este debate a la Cultural? Todo tiene su relación. La afirmación de que la bandera de la ciudad y la provincia es la misma se debe a que tienen un modelo común, el Pendón Real hoy custodiado en el despacho del Alcalde de León, un confeso culturalista por cierto como es Antonio Silván. Dicho tesoro, cuya tela data de finales del siglo XVIII, inspiró ambas señas hasta que en los años 40 el veterinario Juan José Urquiza, utilizó su poder como Presidente de la Diputación para cambiar la forma del rabo del León y adaptarlo a la realidad, pues los felinos doblan el rabo hacia la cabeza y no al revés, separando ambos modelos de forma consuetudinaria hasta que la imagen de la Diputación volvió a cambiar en 2007. Esa "bandera de León" no fue lo único que esa valiosa joya del XVIII inspiró, pues si uno la coloca junto al primer escudo de la Cultural observará que son casi idénticos, por lo que seguramente, Máximo Sanz se basó en tan hermosa herencia para crear nuestro emblema. Ahora bien, el escudo de la Cultural vivió su particular evolución, lo cual no es algo malo pues los símbolos cambian. Si hubiera que decidir algo, habría que decantarse porque el león del escudo se pareciera lo máximo posible al Pendón Real. Pero esto no significa que lo contrario sea un error, pues es una evolución más. Actualmente, siendo la Cultural una Sociedad Anónima la directiva de turno tiene total libertad para establecer como oficial el modelo que más guste, pues al no haber una norma municipal o provincial sobre cómo es el símbolo de León, y las que hay nacionales no hacen referencia a este punto, cualquier modelo es válido para representar al pueblo leonés.

Hoy desde luego nos hemos alargo más de lo habitual pero la ocasión merecía la pena para aclarar estos desencuentros. En definitiva, pese a que el origen fuera el Pendón Real, el león del escudo de la Cultural ha tenido su propio desarrollo y hoy tiene su propio modelo, el cual no es necesario cambiar porque sigue representando a León y lo que es más importante, a sus gentes sin hacer distinción alguna. Tampoco hay que mover la corona, la cual, con más derecho y orgullo que nadie, la lucimos, haya reyes o no en España, pues al fin y al cabo, sin León no hubiera España, que antes que Castilla leyes, concilios fueros y reyes, dieron prestigio a León, por eso hoy la llevamos en el pecho.

 

Por Rodrigo Ferrer Diez