Club / Historia

La historia del Club

Estadios
Actualidad
Año 2010
Año 2000
Años 90

Estadios

LOS PRIMEROS HOGARES (1922-1948)

Desde que en julio de 1922 el presidente de la Cultural, Miguel Díez Canseco, pidiera al Ayuntamiento de León un espacio en el que construir su campo, hasta la llegada al estadio de El Ejido en 1948, la Cultural recorrió muchos rincones de la ciudad. Primero fue El Parque, donde ya existía un campo de juego municipal, ubicado a las afueras, sobre la zona hoy conocida con el mismo nombre.

Con la ampliación de la masa social, el equipo se trasladó en 1926 al Campo de Guzmán, ubicado sobre la actual Avenida de Roma y que recibía ese nombre por estar cerca de la estatua dedicada al militar leonés. Allí jugó hasta su primera desaparición en 1931. El breve resurgir de 1936 lo llevó al campo de San Mamés, que años después será el centro de la cantera leonesa.

Finalizada la guerra, el Club dio sus primeros pasos en el actual barrio de Eras de Renueva, en el campo que el Sindicato de Estudiantes Universitarios de Falange Española usaba para jugar a fútbol y rugby. El éxito de esta resurrección le llevó a jugar a La Corredera entre 1940 y 1948, año en que debido a la crisis causada por el presunto amaño de un partido ante el Albacete, tuvo que abandonar este recinto para trasladarse a El Ejido. En este transcurso, mientras se hacían una serie de obras, la Cultu disputó algunos partidos en el Estadio Hispánico, de reciente construcción y llamado ya entonces a ser el corazón del deporte de la capital del Bernesga.

EL PRIMER GRAN FEUDO: EL EJIDO (1948-1955)

Aquella crisis de 1948 sacó la parte más generosa de la ciudad. El Maestranza, otro gran equipo de la ciudad, formado por militares de la Base Aérea de La Virgen del Camino, cedió su estadio, ubicado en el barrio de El Ejido, para que la Cultural pudera completar aquel resurgir del verano del 48.

La tribuna de La Corredera se trasladó allí, y poco a poco, el campo se fue ampliando hasta poder albergar público por los cuatro lados del campo, presidiéndolo un característico marcador circular.

En este estadio la Cultural vivió su mejor momento, ascendiendo a Primera División el 10 de abril de 1955 y debutando en dicha categoría el 11 de septiembre de ese mismo año. El último partido allí disputado fue ante el Valencia, en el que los leoneses vencían por tres goles a cero. Los problemas de espacio llevaron a nuestra Cultu a una nueva casa, y el Ejido, hasta su demolición pocos años después, fue el feudo de la cantera leonesa.

LA LEYENDA DEL ANTONIO AMILIVIA (1955-1998)

El 23 de octubre de 1955 ante unas 27.000 personas (más del doble de su capacidad) se inauguraba el estadio de La Puentecilla ante el Athletic de Bilbao. Tras tantos años, por primera vez la Cultural tenía un auténtico feudo en el que hacer valer su potencial en Primera División.

Las instalaciones fueron mejorando poco a poco, por ejemplo no tuvo luces fijas hasta los años 70. El característico marcador del fondo norte conocido entre la afición como “Marcador Dardo” informaba simultáneamente de los resultados de Primera División, convirtiéndose en la principal seña de identidad del recinto.

Su modestia hizo que su deterioro fuera rápido y ya a finales de los 70 presentaba serias deficiencias, sobre todo en los vestuarios. Aún así la situación no cambió hasta los años 90, cuando el Ayuntamiento, propietario del campo, reformó los vestuarios pensando en hacer una remodelación total del mismo. Sin embargo se optó por otras soluciones y el 31 de octubre de 1998 jugarían ante el Barakaldo el último partido en este recinto, cerrando cuatro décadas de historia del culturalismo.

LA ILUSIÓN DEL ÁREA DEPORTIVA DE PUENTE CASTRO (1998-2001)

La despedida del Antonio Amilivia, impregnada siempre por una romántica nostalgia, traía consigo una total renovación de las instalaciones deportivas de la ciudad. Tras años de sobrecarga del Amilivia y de buscar sedes alternativas para la cantera, León y la Cultural pasarían a tener una ciudad deportiva ubicada en Puente Castro.

Las espectaculares instalaciones del Área Deportiva de Puente Castro cuenta con un campo de hierba natural, otro de artificial, uno de rugby y un miniestadio en el que la Cultural jugó tres temporadas y una Fase de Ascenso. Además se convirtió en la sede de los clubs de la cantera culturalista, además de otros equipos. Eso hace que, inevitablemente, hoy este recinto sea sinónimo de culturalismo.

LA IMPONENTE PRESENCIA DEL REINO DE LEÓN (2001)

En mayo de 2001, en Fase de Ascenso ante el Xerez CF, se inauguraba el Nuevo Antonio Amilivia, un precioso campo con una capacidad para más de 13.000 espectadores que tiene todas las condiciones para contar con partidos internacionales. En 2009 y con motivo del MC Aniversario del Reino de León cambiará su nombre para recuperar la memoria del antiguo Estado medieval, pasando a llamarse “Estadio Reino de León”.

Los principales eventos culturalistas que albergó en su breve pero intensa historia fueron en las distintas ediciones de Copa del Rey en las que nuestro club logró clasificarse a rondas en las que debía enfrentarse con equipos de Primera División, así pasaron por aquí equipos de la máxima categoría como el “Euro Depor”, el Atlético de Madrid en dos ocasiones consecutivas, el Athletic de Bilbao, el Albacete, el Rayo Vallecano, el Racing de Santander y el FC Barcelona en el mejor momento de su historia.

Otros importantes partidos que ha disputado han sido como sede de la selección española sub-21 y de la absoluta en dos ocasiones, ante Armenia en 2003 y ante Costa Rica en 2015.

Las características del estadio hacen que sea un lugar ideal para que León tenga un estadio a su medida, un feudo ideal para que nuestra Cultu juegue en Segunda División y, por qué no soñar, competir en cotas más altas.